Bilbao ha estado poblado desde muy antiguo, mucho antes de su fundación como villa, y así lo atestiguan los hallazgos arqueológicos encontrados en su subsuelo. La historia de Bilbao propiamente dicha, se inicia con la Edad Media, cuando aparece ya como un embrión de enclave comercial, que comienza a desarrollarse desde los primeros momentos del medievo.
Aquel precedente asentamiento marinero y mercantil adquirió el título de Villa por Privilegio de D. Diego López de Haro V, Señor de Bizkaia, el 15 de junio del año de 1.300, en el que se le concedió su Carta Puebla fundacional.
En su inicial desarrollo hay que anotar la influencia del Camino Jacobeo de la costa. El viejo puente a orillas de la Ría permitia vadear dicho entrante de mar a los peregrinos que caminaban hacia Santiago de Compostela, lo cual daba lugar a un continuado trasiego comercial y cultural. Bilbao era, además, un punto límite del camino terrestre que procedente de Castilla y atravesando el Señorío de Bizkaia, buscaba el mar y la ensenada marinera de la Ria que servía de puerta para introducir mercancías extranjeras hasta las Ferias de Castilla y para exportar la lana castellana hacia los países del Centro y Norte de Europa.

Share This