Una carrera por el euskera

Café Bar Bilbao

Es posible que no sea la manifestación más larga, pero nosotros no conocemos una mayor.

Cada dos años, recorre más de dos mil kilómetros y no se detiene a lo largo de once días. Hablamos de Korrika, una carrera a favor del euskera que recorre toda Euskal Herria, organizada por AEK (Alfabetatze eta Euskalduntze Koordinakundea).

El objetivo de dicha carrera es doble: por una parte, impulsar la concienciación a favor del euskera, y por otra, recabar fondos para llevar a cabo dicho trabajo día a día en los centros de aprendizaje de euskera de AEK. La peculiaridad de esta marcha es que no para por la noche. Desde que sale hasta el final, el testigo va pasando de mano en mano y pueblo por pueblo sin detenerse en ningún momento y con la participación de cientos de miles de personas de toda edad y condición.

“Korrika se ha convertido en uno de los actos más importantes a favor del euskera, por el número de personas que logra aglutinar”

Durante la carrera los corredores portan un testigo que va pasando de mano en mano, kilómetro a kilómetro. Dicho testigo, diseñado en 1980 por el conocido escultor Remigio Mendiburu, lleva en su interior un mensaje que no se hace público hasta el último momento, cuando es leído al concluir la carrera. En 1995, a las puertas de la novena Korrika, una vez atravesada Euskal Herria 8 veces y antes de que se estropease totalmente, AEK ofreció al Museo San Telmo el testigo original para preservarlo y que estuviera visible para todos los ciudadanos. Su sustituto, copia del anterior, lo realizó el escultor Juan Gorriti.
La primera edición de Korrika se celebró en 1980 y se desarrolló desde Oñati hasta Bilbao. Este año se celebra la 20 edición que saldrá de Otxandio el 30 de marzo para finalizar en Iruña el 9 de abril. El lema elegido es «BatZuk» (Unirte, sumar, en euskara).

De forma paralela, se organizan distintos actos culturales en apoyo al euskera a lo largo de todas las poblaciones por las que discurre el trayecto, desde varios meses antes. Estos actos se denominan Korrika Kulturala.

 

Como viene siendo habitual, la nueva Korrika comenzará en territorio donde terminó en la edición anterior, en este caso Bizkaia. El municipio que AEK ha escogido para la salida ha sido Otxandio, a las 17.00 del día 30. Durante ese mismo día los corredores llegarán a la primera capital, Gasteiz. Continuando por Araba y pasando por Nafarroa, se dirigirán al norte y el 2 de abril alcanzarán Donibane-Garazi, alrededor de las 11 de la mañana. El recorrido pasará después por Baiona a las 17.24 de la tarde, para seguir su andadura por Lapurdi y Nafarroa Behera hasta llegar a Maule, en Zuberoa, a las 9.55 del 3 de abril. Sin un sólo momento para tomar aliento, bajará por Nafarroa y se dirigirá después de nuevo hacia al norte, hacia Donostia, ciudad que verá pasar la carrera a partir de las 18.45 del día 4. Durante las próximas jornadas la costa será la gran protagonista del recorrido, y así será hasta llegar a Bilbo, la capital bizkaitarra, el jueves 6 a las 16.52. Una vez tocados todos los territorios, el testigo continuará atravesando Euskal Herria de mano en mano hacia el sur, para llegar finalmente el día 9 por la mañana a su destino: Iruñea. La lectura el mensaje, así como el comienzo de la gran fiesta final, está prevista que tenga lugar a las 12.30 en el paseo de Sarasate.

Share This